Soldar plastico-leister

Consejos de seguridad a la hora de soldar plástico

Los profesionales que emplean en su trabajo herramientas de soldadura están expuestos a ciertos riesgos de seguridad si no las utilizan de manera adecuada. Por tanto, es importante asumir la responsabilidad a la hora de utilizar soldadores manuales de aire caliente o soldadores automáticos y asegurarse de tomar las máximas precauciones posibles en cada trabajo.

Si se aplican todas las medidas de seguridad como un hábito rutinario, sin duda se reducirán las posibilidades de que ocurra un accidente. Vamos a ver algunos consejos de seguridad para soldar plástico minimizando al máximo los riesgos.

Cómo soldar plástico con seguridad

Las siguientes recomendaciones de seguridad están enfocadas en que los operarios tomen las precauciones necesarias para mantener los equipos de soldadura siempre seguros:

Revisar las instrucciones de seguridad del equipo

El profesional de la soldadura debe leer siempre las instrucciones de seguridad del soldador y comprender con exactitud las medidas que debe tomar para mantener al equipo con todas las garantías de seguridad. En caso de tener alguna duda deberá comunicarse con los responsables de la marca para aclararlas y saber qué hacer en todo momento en caso de emergencia.

Revisar la información del material sobre el que se está trabajando

El profesional debe leer toda la información relacionada con la seguridad del plástico que está soldando, sobre todo los ingredientes potencialmente peligrosos que pueda tener, los riesgos de incendio o explosión que conllevan, etc. Por tanto, la persona que va a soldar debe tener claras las acciones preventivas que puede llevar a cabo y la manera de actuar en caso de que se produzca un accidente.

Formar a los empleados

El empresario debe tener en cuenta que es esencial la formación de sus empleados en el uso de todo tipo de soldadores. Deben saber perfectamente cómo se enciende, cómo funciona, cómo se apaga y también cómo limpiarlo. Además, deberán estar preparados para actuar si hay una falla en el funcionamiento del soldador o en caso de emergencia.

Guardar correctamente el soldador después de su uso

Una vez completada la soldadura es importante dejar enfriar la herramienta antes del siguiente trabajo. Una sencilla maniobra como desenchufar el soldador para evitar que la máquina sople aire caliente resulta imprescindible. De esta manera, una vez frío, ya está preparado para la siguiente soldadura y se puede guardar en su caja.

Precauciones con los soldadores manuales de aire caliente

Los profesionales deben tener en cuenta algunos factores muy importantes mientras trabajan con un soldador manual de aire caliente. Uno de ellos es colocar siempre la máquina en una superficie plana donde no pueda rodar. La boquilla siempre debe estar orientada hacia el exterior de la superficie y, tanto la corriente de aire caliente como la boquilla, estarán siempre alejadas de cualquier tipo de material inflamable o cerca del cuerpo del operador para evitar accidentes.

Asegurar bien el soldador automático

Cuando el operador se desplaza con el soldador automático debe tener en cuenta varias recomendaciones de seguridad, por ejemplo que debe colocar la boquilla en una posición elevada y alejada de materiales inflamables y zonas de tráfico pesado.

Limpiar las zonas de trabajo

El área de trabajo debe estar siempre limpia y ordenada para que el operario tenga una completa libertad de movimientos y evitar posibles caídas o derramar algo que pueda causar daños al plástico, que se ensucie o incluso genere un incendio.

Limpiar las superficies que se van a soldar

Es muy importante limpiar la suciedad que pudiera haber en el plástico que se quiere soldar, por ejemplo, humedad, grasa, aceite, o cualquier otro tipo de elemento contaminante, ya que podrían provocar algún incendio o que la soldadura no se lleve a cabo con normalidad. En ese caso, el operador podría aumentar el calor del soldador a unos niveles peligrosos para la seguridad.

Mantener el soldador siempre a punto

Después de cada soldadura, el operador debe llevar a cabo una rutina de mantenimiento, como retirar el plástico derretido o limpiar el polvo y la suciedad acumulados en los filtros de aire. De esta forma, el soldador recibe el aire que necesita y se evitan posibles sobrecalentamientos. También hay que revisar los cables que tengan algún corte o empiecen a deshilacharse y sustituirlos inmediatamente para evitar descargas eléctricas.

Utilizar vestuario y equipo adecuados

Todos los operarios que se dediquen a las soldaduras de plásticos deben utilizar un equipo de protección adecuado para limitar la exposición a partículas tóxicas en el aire y las superficies. Este equipo incluye pantalones especiales, gafas protectoras, guantes y camisas de manga larga. También puede ser necesaria la presencia de un respirador en el área de trabajo en caso de soldar algún tipo de plástico determinado o si hay una ventilación escasa.

Desde Querotools creemos que resulta esencial cumplir con estas recomendaciones para evitar contratiempos y posibles accidentes. Si necesitas asesoramiento o resolver cualquier duda sobre soldaduras de termoplásticos no dudes en contactar con nosotros. Queremos ayudarte.

Deja un comentario

2 × 1 =