Cómo realizar correctamente el mantenimiento de un soldador manual de aire caliente

Cómo realizar correctamente el mantenimiento de un soldador manual de aire caliente

El soldador manual de aire caliente es una herramienta muy efectiva y precisa por su sistema de compresión del aire caliente que se inyecta en la soldadura con una temperatura que oscila entre los 400 °C y los 730 °C. Por eso resulta ideal para soldaduras de plástico, formado de termoplásticos, encogimientos, etc.

Los profesionales confían en este aparato por su potente soplador de aire caliente, su variedad de boquillas y la cantidad de accesorios de soldadura que hay disponibles. Es una herramienta muy utilizada en trabajos exigentes y en las condiciones más extremas porque ofrece más garantías y durabilidad que otro tipo de soluciones como el pegado o el cosido.

¿Por qué elegir un soldador manual de aire caliente?

La principal cualidad del soldador manual de aire caliente es que utiliza tres parámetros como la velocidad, la presión y el calor para realizar las soldaduras, pero además hay otras razones por las que es el preferido por muchos profesionales:

  • Permite la creación de distintas formas y curvaturas.
  • Es capaz de crear costuras muy fuertes, herméticas e impermeables.
  • Se puede cambiar el ancho de la soldadura.
  • Utiliza diferentes cabezales de soldadura a la vez.
  • Permite parar y arrancar durante el proceso de soldadura.

El soldador manual de aire caliente se utiliza de manera muy eficaz para el sellado de telas y películas industriales termoplásticas, para reparar grietas y roturas en cortinas industriales, toldos, pancartas de publicidad, etc. Por supuesto, también se emplea para arreglar objetos de termoplástico, para llevar a cabo pequeños cambios en láminas termoplásticas y también para conseguir la curvatura deseada en tuberías PVC cuando no disponemos de la pieza que necesitamos en ese momento.

Además de los usos más habituales, el soldador manual de aire caliente se puede emplear en otros trabajos como puede ser el secado de pinturas, barnices, juntas y superficies húmedas, para encender hornos con virutas o descongelar tuberías.

es importante el mantenimiento de un soldador manual de aire caliente

¿Cómo elegir un buen soldador manual de aire caliente?

Existen distintos tipos de soldadores manuales de aire caliente y para elegir el que mejor se adapte a las necesidades del profesional hay que tener en cuenta el plástico sobre el que se va a trabajar, ya que va a determinar su temperatura de fusión.

Hay soldadores con temperaturas entre los 220°C y los 300°C y otros que pueden llegar a alcanzar temperaturas de 650°C, dependiendo de las necesidades. La ergonomía también es muy importante a la hora de elegir un soldador manual, por ejemplo, si dispone de una tobera ajustable facilita mucho los movimientos del profesional. Pero sin duda lo que siempre debe tener un soldador de aire caliente es un amplio catálogo de accesorios.

Mantenimiento de un soldador manual de aire caliente

Limpiar el soldador después de cada uso

Es imprescindible limpiar el soldador de manera regular y asegurarse de que no hay obstrucciones en filtros y boquillas, ya que los restos de plástico derretido y otras impurezas pueden reducir el flujo de aire y causar cambios de temperatura o incluso provocar quemaduras.

A la hora de limpiar las boquillas hay que ponerse guantes y gafas protectoras y raspar con un cepillo de latón o acero inoxidable, siempre con movimientos que se alejen de la boquilla hasta que se vea limpia. Recuerda no tocarla porque debe estar caliente para limpiarla bien. En el caso de los filtros, el aire comprimido es el más recomendado.

Limpiar los filtros

El profesional debe utilizar siempre filtros si trabaja en entornos con mucha suciedad y, por supuesto, debe mantenerlos siempre limpios porque son los que evitan posibles obstrucciones en la entrada de aire o en el calefactor del soldador. También hay que tener en cuenta que los filtros de aire estándar no son suficientes si se trabaja en ambientes contaminados. En ese caso hay que utilizar filtros especiales.

Utilizar la boquilla idónea para cada trabajo

Resulta primordial elegir siempre la boquilla correcta porque el flujo de aire puede quedar restringido y hacer que retroceda dentro del soldador, lo que puede provocar un sobrecalentamiento y ocasionar importantes daños en la máquina. Si lo necesitas, no dudes en buscar asesoramiento para elegir la mejor boquilla.

Dejar enfriar el soldador antes de apagarlo

Esta sencilla recomendación prolongará la vida del soldador, ya que el elemento que calienta el aire debe enfriarse de manera gradual después de cada trabajo. Por tanto hay que dejar el tiempo necesario hasta que el soldador alcance la temperatura ambiente.

Guardarlo de manera correcta cuando no se utiliza

El soldador debe guardarse en la caja cuando no se utiliza ya que no debe estar expuesto a los rayos del sol, la humedad, el polvo, etc. Además, se evitan posibles usos indebidos que podrían dañar la máquina.


Estas sencillas recomendaciones ayudarán a prolongar la vida útil del soldador de aire caliente. No olvides que somos el único distribuidor autorizado de Leister en España, una marca líder en soldadores de aire caliente y otras herramientas para soldaduras. Contacta con nosotros para consultar nuestro catálogo de productos.

Deja un comentario

dieciseis + seis =